sábado, 31 de diciembre de 2011

Lo nuevo necesita amigos

[La vida de un crítico es sencilla en muchos aspectos. Arriesgamos poco y tenemos poder sobre aquellos que ofrecen su trabajo y su servicio a nuestro juicio. Preferimos las críticas negativas, que son divertidas de leer y de escribir. Pero la triste verdad que debemos afrontar es que en el gran orden de las cosas, cualquier basura tiene más significado que lo que deja ver nuestra crítica. Pero en ocasiones el crítico, sí se arriesga cuando descubre y defiende algo nuevo. El mundo suele ser cruel con el nuevo talento, las nuevas creaciones. Lo nuevo necesita amigos.]

Anton Ego. Ratatouille. 2005

jueves, 29 de diciembre de 2011

La mujer que cayó del cielo

Verónica Ponce y Cristóbal Dearie en la obra
La mujer que cayó del cielo" por El Cuarto Colectivo
 Teatro Las Tablas  (30/Jul/11)

martes, 27 de diciembre de 2011

La cobardía

[- La misión era tomar la colina. Eramos cuatro, cinco con Vicente; pero había perdido una mano al estallar una granada y no podía luchar como lo hacía cuando lo conocí. Y era joven, y valiente, y la colina estaba encharcada de tanta lluvia, y el camino descendía, y había muchos soldados alemanes, y se trataba de apuntar al grupo y con puntería certera retrasarles.
-¿Tenía miedo?
- ¿De qué? 
- De que lo matarán. 
- No escribirá bien si tiene miedo a morir. ¿Lo tiene? 
- Sí lo tengo. Yo diría que es quizá mi mayor miedo realmente. 
- Es algo que les ha pasado a todos los hombres, y es algo que a todos les pasará. 
- Lo sé pero... 
- ¿Ha hecho el amor con una auténtica gran mujer? 
- La verdad es que mi novia es bastante sexy...
-¿Y cuando hace el amor con ella siente una pasión maravillosa y verdadera, y al menos en ese momento, pierde el miedo a la muerte?
- No, no suele ocurrirme.
- Creo que el amor real y verdadero crea una tregua con la muerte. La cobardía viene de no amar, o no amar bien, que es lo mismo. Y cuando el hombre valiente y veraz, mira cara a cara a la muerte, como cazadores de rinocerontes que conozco, o Belmonte, que es valiente de verdad. Como aman con suficiente pasión apartan a la muerte de su mente, hasta que vuelve, como hace con todos los hombres, y es hora de volver a hacer el amor de verdad.]


Ernest Hemingway & Gil Pender. Midnight in Paris. 2011

jueves, 15 de diciembre de 2011

Fénix

[El ave Fénix o Phoenix, como lo conocían los griegos (el Bennu egipcio), es un ave mitológica del tamaño de un águila, de plumaje rojo, anaranjado y amarillo incandescente, de fuerte pico y garras. Se trataba de un ave fabulosa que se consumía por acción del fuego cada 500 años, para luego resurgir de sus cenizas. Según algunos mitos, vivía en una región que comprendía la zona del Oriente Medio y la India, llegando hasta Egipto, en el norte de África. Muy presente en la poesía árabe]

jueves, 8 de diciembre de 2011

Estamos perdidos

[Cuando un hombre entra a una habitación lleva consigo su vida. Él tiene un millón de motivos para estar en cualquier lado. Pregúntale. Si prestas atención te dirá cómo llegó allí, cómo se olvidó hacia dónde iba y luego despertó. Si escuchas, te contará de la época en que pensaba que era un ángel o en la cual soñaba con ser perfecto. Y luego esbozará una sonrisa astuta satisfecho de haber comprendido que el mundo no es perfecto. Somos defectuosos porque siempre queremos más. Estamos perdidos porque logramos cosas, pero añoramos las que teníamos.]

Donald Draper. Mad Men. 

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Mi sombra lo hace mucho mejor

[No necesito amigos que cambian cuando yo cambio, y asienten cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.]

Plutaro (c.46-c.125 d. C.)

jueves, 10 de noviembre de 2011

11-11-11


Proximamente. Yan She: El hombre que espera. Volumen II

Mañana viernes 11 de Noviembre de 2011 (11-11-11) publicaremos el Teaser de nuestra nueva producción "Yan She: El hombre que espera. Volumen II. [Nin Yi Po Fa]". Producida por Márquez Films (Marquez Bros & Mamut Pictures). No te lo pierdas.

Visita la página oficial:  www.marquezfilms.com/yanshe

jueves, 20 de octubre de 2011

Traficamos con fantasías

[Edward George Ruddy ha muerto hoy. Edward George Ruddy era el presidente del consejo de Union Broadcasting Systems y ha muerto a las once de esta mañana de una afección del corazón. Y pobres de nosotros, lo que se nos viene encima. 

Y bien… ha muerto un canoso ricachón. ¿Qué tiene que ver con nosotros? ¿Por qué es una desgracia? Porque hay 62 millones de americanos escuchándome en estos momentos. Porque menos del 3% de vosotros leéis libros. Porque menos del 15% de vosotros lee los periódicos. Porque la única realidad que conocéis es la que veis en la TV. Ahora mismo existe toda una generación que no sabe nada más que lo que ve en la televisión. La televisión es el evangelio. La revelación suprema. La televisión puede crear o destruir presidentes, papas y primeros ministros. Es la fuerza más formidable de este mundo ateo. Pobres de nosotros si cae en las manos equivocadas. Por eso es una desgracia que haya muerto Edward George Ruddy. Porque esta compañía está ahora en manos de la CCA, la Corporación de Comunicaciones de EE UU. El consejo ha sentado a un nuevo presidente, Frank Hackett, en el despacho del Sr. Ruddy. Cuando la 12ª compañía más grande del mundo controla la fuerza propagandística más formidable de este mundo ateo, quién sabe cuánta mierda se venderá como verdad en esta cadena. 

Así que escuchad. Escuchadme. La televisión no es la verdad. La televisión es un parque de atracciones. La televisión es un circo, un carnaval, una compañía de acróbatas, cuentacuentos, bailarines, malabaristas, monstruos de feria, domadores de leones y jugadores de fútbol. Es el negocio del pasatiempo. Si queréis la verdad, acudid a Dios, o a vuestros gurús, a vosotros mismos. Ése es el único sitio donde encontraréis la auténtica verdad. Nosotros nunca os contaremos la verdad. Os contaremos lo que queréis oír. Mentimos. Os contaremos que Kojak siempre atrapa al asesino, que nadie enferma de cáncer en la casa de Archie Bunker. Por muy comprometida que sea la situación del héroe, al cabo de una hora saldrá vencedor. Os contaremos lo que queréis oír. Traficamos con fantasías. Nada es real. Vosotros, ahí sentados días tras día, noche tras noche, de todas las edades, colores y credos, empezáis a creer todas las fantasías que os contamos, a creer que la televisión es la realidad y que vuestras vidas no lo son. Hacéis lo que dice la televisión. Os vestís y coméis como en la tele, criáis a vuestros hijos igual, pensáis como en la tele. Es una locura masiva, chalados. 

En nombre de Dios, vosotros sois la realidad y nosotros la fantasía. Así que apagad la televisión. Apagadla ahora mismo.Apagadla y no volváis a encenderla. Apagadla antes de que termine esta frase. Apagadla.]

Howard Beale. Netwok. 1976

miércoles, 5 de octubre de 2011

Muere Steve Jobs

"Apple has lost a visionary and creative genius, and the world has lost an amazing human being. Those of us who have been fortunate enough to know and work with Steve have lost a dear friend and an inspiring mentor. Steve leaves behind a company that only he could have built, and his spirit will forever be the foundation of Apple."

"Apple ha perdido un visionario y genio creativo, y el mundo ha perdido un asombroso ser humano. Los que tuvimos la oportunidad de conocer y trabajar con Steve Jobs hemos perdido a un querido amigo y un inspirador mentor. Steve deja atrás una compañía que sólo el pudo haber construido, y su espíritu siempre será la escencia de Apple".

martes, 27 de septiembre de 2011

Me duele este sueño

- Me duele este sueño
- ¿De qué manera?
- De la manera que las cosas cambian, de la forma que el silencio se apropia de todo.
- ¿Y a dónde llega con todo esto?
- A ningún lado, es una tautología. Es el miedo de verme de una forma diferente. Creo que podría matar.
- ¿Por qué cree que podría hacerlo?
- Por que lo he soñado.
- Eso no significa que lo vaya hacer, es sólo una manifestación de sus inquietudes y deseos.
- Eso no significa que no pueda hacerlo.
- ¿Por qué querría hacerlo?
- Porque me duele, me duele este sueño.

Fragmentos. Alan Márquez Lobato.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La deshumanización de la humanidad

[Esta paradoja, cuyas últimas y más trágicas consecuencias padecemos en la actualidad, fue el resultado de dos fuerzas dinámicas y amorales: el dinero y la razón. Con ellas, el hombre conquista el poder secular. Pero —y ahí está la raíz de la paradoja— esa conquista se hace mediante la abstracción: desde el lingote de oro hasta el clearing, desde la palanca hasta el logaritmo, la historia del creciente dominio del hombre sobre el universo ha sido también la historia de las sucesivas abstracciones. El capitalismo moderno y la ciencia positiva son las dos caras de una misma realidad desposeída de atributos concretos, de una abstracta fantasmagoría de la que también forma parte el hombre, pero no ya el hombre concreto e individual sino el hombre-masa, ese extraño ser todavía con aspecto humano, con ojos y llanto, voz y emociones, pero en verdad engranaje de una gigantesca maquinaria anónima. Este es el destino contradictorio de aquel semidiós renacentista que reivindicó su individualidad, proclamando su voluntad de dominio y transformación de las cosas. Ignoraba que también él llegaría a transformarse en cosa.]

Ernesto Sabato. Hombres y Engranajes. 1951

viernes, 2 de septiembre de 2011

Monstruos y Abismos

“El que lucha con monstruos, debe  asegurarse de no convertirse en uno. Si miras durante mucho tiempo al fondo del abismo, el abismo terminará por entrar en ti”


Friedrich Nietzsche. Más allá del bien y del mal. Preludio de una filosofía del futuro . 1886
(Jenseits von Gut und Böse. Vorspiel einer Philosophie der Zukunft)

miércoles, 31 de agosto de 2011

Falso espíritu

A esta hora nos observa, nos va rodeando con su falso espíritu, con su desesperante agonía; se atrinchera en la oscuridad mientras percibe nuestros miedos. Se rie afanoso en la solemnidad de la noche, se olvida de su nombre mientras sonríe con ese aire de muerte. Se acerca con ese extraña melancolía absurda, con esa mirada fúnebre. Observa nuestra alma, la despedaza sin tenerla, se muere por destrozarla con sus manos marchitas, con sus colmillos deshechos. Ahí está, caminando impaciente, dando vueltas mientras su llanto le ahoga los sueños extintos y corroe sus entrañas podridas. Se ríe mientras se lamenta, se hiere con lo que queda de la membrana de sus garras, y es que no sabe a dónde ir ni qué hacer, tiene ese lamento sobre su espalda que le impide correr, por ello sólo nos observa deseando nuestra voz, deseando algo más que existir, deseando con su odio un poco de fe, maldito ser. Tiene en su mirada la vid de la traición y la mentira.

Por Alan Márquez Lobato

viernes, 26 de agosto de 2011

Volver a los 17

[Volver a los 17
Después de vivir un siglo
Es como descifrar signos
Sin ser sabio competente
Volver a ser de repente
Tan frágil como un segundo
Volver a sentir profundo
Como un niño frente a Dios
Eso es lo que siento yo
En este instante fecundo.

Se va enredando, enredando
Como en el muro la hiedra
Y va brotando, brotando
Como el musguito en la piedra
Como el musguito en la piedra
Hay si ..., si ..., si ...

jueves, 25 de agosto de 2011

No importa cuánto lo desees

[Pero no importa cuánto lo desees o quieras, la semilla crecerá y será un árbol de durazno. Puedes desear o querer uno de manzanas o uno de naranjas pero siempre llegará ser uno de durazno.]

Oogway. Kung Fu Panda (2008)

miércoles, 24 de agosto de 2011

martes, 23 de agosto de 2011

¿Por qué escribir?

[Cada cual tiene sus razones: para éste, el arte es un escape; para aquél, un modo de conquistar. Pero cabe huir a una ermita, a la locura, a la muerte y cabe conquistar con las armas. ¿Por qué precisamente escribir, hacer por escrito esas evasiones y esas conquistas? Es que, detrás de los diversos propósitos de los autores, hay una elección más profunda e inmediata, común a todos. Vamos a intentar una elucidación de esta elección y veremos si no es ella misma lo que induce a reclamar a los escritores que se comprometan.

Cada una de nuestras percepciones va acompañada de la conciencia de que la realidad humana es "reveladora", es decir, de que "hay" ser gracias a ella o, mejor aún, que el hombre es el medio por el que las cosas se manifiestan; es nuestra presencia en el mundo lo que multiplica las relaciones; somos nosotros los que ponemos en relación este árbol con ese trozo de cielo; gracias a nosotros, esa estrella, muerta hace milenios, ese cuarto de luna y ese río se revelan en la unidad de un paisaje; es la velocidad de nuestro automóvil o nuestro avión lo que organiza las grandes masas terrestres; con cada uno de nuestros actos, el mundo nos revela un rostro nuevo. Pero, si sabemos que somos los detectores del ser, sabemos también que no somos sus productores. Si le volvemos la espalda, ese paisaje quedará sumido en su permanencia oscura. Quedará sumido por lo menos; no hay nadie tan loco que crea que el paisaje se reducirá a la nada. Seremos nosotros los que nos reduciremos a la nada y la tierra continuará en su letargo hasta que otra conciencia venga a despertarla. De este modo, a nuestra certidumbre interior de ser "reveladores" se une la de ser inesenciales en relación con la cosa revelada.

lunes, 22 de agosto de 2011

Rochester's Farewell

[If, underneath death's cold wing,
His restless soul should fly away,
Beyond the grasp of fools,
T'would meet with the bliss they deny,
So stand for him, kneel for him,
As he lies low in kneaded clay,
Pray for him, who prayed too late,
That he might shine on judgement day.

Kyrie Eleison. Christe Eleison
Kyrie Eleison. Christe Eleison

O Domine Deus dona nobis pacem.
O Domine Deus dona nobis pacem.]

Michael Nyman

jueves, 18 de agosto de 2011

Querido y remoto muchacho

[Me pedís consejos, pero no te los puedo dar en una simple carta, ni siquiera con las ideas de mis ensa­yos, que no corresponden tanto a lo que verdadera­mente soy sino a lo que querría, ser, si no estuviera encarnado en esta carroña podrida o a punto de po­drirse que es mi cuerpo. No te puedo ayudar con esas solas ideas, bamboleantes en el tumulto de mis fic­ciones como esas boyas ancladas en la costa sacudi­das por la furia de la tempestad. Más bien podría ayu­darte (y quizá lo he hecho) con esa mezcla de ideas con fantasmas vociferantes o silenciosos que salieron de mi interior en las novelas, que se odian o se aman, se apoyan o se destruyen, apoyándome y destruyén­dome a mí mismo.

No rehuyo darte la mano que desde tan lejos me pedís. Pero lo que puedo decirte en una carta vale muy poco, a veces menos que lo que podría animarte con una mirada, con un café que tomáramos juntos, con alguna caminata en este laberinto de Buenos Aires.

Te desanimás porque no sé quién te dijo no sé qué. Pero ese amigo o conocido (qué palabra más falaz!) está demasiado cerca para juzgarte, se siente incli­nado a pensar que porque comés como él es tu igual; o, ya que te niega, de alguna manera es superior a vos. Es una tentación comprensible: si uno come con un hombre que escaló el Himalaya, observando con sufi­ciencia cómo toma el cuchillo, uno incurre en la
ten­tación de considerarse su igual o su superior, olvidan­do (tratando de olvidar) que lo que está en juego para ese juicio es el Himalaya, no la comida.

Tendrás infinidad de veces que perdonar ese géne­ro de insolencia.

domingo, 14 de agosto de 2011

Martillando recuerdos

Aquí estoy otra vez con el silencio envuelto en un aura de recuerdos que sopesan el tiempo que tengo enfrente. Una vez más deambulo en penumbras buscando la tenue luz que refleja la luna en una noche que poco se decora en socorrerme. Me recorre el asombro de las reminiscencias que llegan a mí con voz de consuelo y se esconden inútiles en algún rincón de la oscuridad que me niega el camino. Espero en el nombre del que alguna vez me llevó a un pensamiento absoluto, a un mundo de compromisos y certezas, a un mundo de esperanzas con tintes de ilusión. Pero el tiempo se consume, el tiempo se conduele del aire que expiro cuando pronunció oraciones, cuando lamento promesas. Sigo martillando recuerdos que me liberen de los muros que he construido a mi alrededor, que en algún momento u otro derriben las prisión que el reflejo deploró de mí. Tengo aún sueños y la voluntad noble de escucharte en silencio con el quebranto triste de mantener la mirada en tu luz. Cargo aún con los miedos del inocente, del trágico aventurado que se enfrentó al demonio que extirpaba su corazón. 

Por Alan Márquez Lobato

jueves, 11 de agosto de 2011

El bien es difusivo y comunicativo

[...la difusión de la verdad poseída es importante para mantenerse en ella y aun para crecer en la sabiduría. La verdad es un bien, el mayor bien del hombre, porque lo es de su entendimiento. Y es clásico decir que el bien es difusivo, de modo que la difusión del bien es manifestación de que se posee y se ama. Querer disfrutar a solas de un bien como la verdad sería señal de lamentable egoísmo; y ese egoísmo -"yo" tengo la verdad "para mí"- derivaría fácilmente en un sentimiento de autosuficiencia o de falsa superioridad que alejaría de los demás e hincharía la soberbia. Y ya sabemos bastante acerca de la peligrosidad de ese enemigo de la verdad y de la sabiduría.]

Padre Antonio Orozco-Delclós. Sobre la verdad y el error.

jueves, 4 de agosto de 2011

El tiempo me lleva a ti

Y lo hace sin arrepentimiento, sin condolerse de las plegarias inútiles que susurran aquellas voces ajenas que se agolpan en la memoria. Va tiritando alegre y desprotegido de su eternidad, adquiere una forma que parece ilustre, digna del impresionismo, camina mientras desprende horas en el suelo, momentos en el aire. Nada inquieta su mirada ni transgrede su silencio, trae consigo los recuerdos que tengo de tu voz, los pensamientos que forme cuando tus palabras pertenecieron a una dimensión lejana, a un cosmos del que nadie puede ser consciente.

Por Alan Márquez Lobato

lunes, 1 de agosto de 2011

The Dark Knight Rises

The Dark Knight Rises. 2012

Homúnculo

[El término homúnculo (del latín homunculus, ‘hombrecillo’, a veces escrito homonculus) es el diminutivo del doble de un humano y se usa frecuentemente para ilustrar el misterio de un proceso importante en alquimia. En el sentido hermético es un actor primordial incognoscible, puede ser visto como una entidad o agente. El proceso para crear esta entidad es simbólico para los alquimistas.

Alejandro y Diógenes

Tras conquistar Atenas, Alejandro Magno quiso visitar a Diógenes, filósofo cínico que vivía en un tonel sin más posesiones; no es de extrañar la admiración de Alejandro por los filósofos, pues él mismo tuvo como tutor a Aristóteles.

Al encontrarse Alejandro con Diógenes, le ofreció toda clase de bienes materiales, a razón de la admiración que le procesaba, a lo cual Diógenes, tumbado desde dentro de su tonel, le dijo: “Oh gran Alejandro, sólo una cosa te pido”, a lo cual Alejandro preguntó. "¿Cuál?" y Diógenes respondió: “Apartate, que me estás tapando el Sol”.

miércoles, 27 de julio de 2011

Baile en el Moulin de la Galette

Pierre-Auguste Renoir
Bal au moulin de la Galette

Males violentos

[No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos qué forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el Tiempo.]

E.M. Cioran

sábado, 16 de julio de 2011

Me gustas cuando callas

[Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.
.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.]

Pablo Neruda

viernes, 15 de julio de 2011

Uno es lo que ama

[- Recuerdo un día en el instituto, te miraba por la ventana de la biblioteca, y hablabas con Sara Motch.
 - Dios mio, estaba loco por ella.
 - Y tonteabas con ella, y ella estaba encantadora contigo, y luego, cuando te fuiste empezó a reirse de ti con Kim Kanetty, y fue como si se burlaran de mí... tú no tenías ni idea, parecías tan contento.
 - Ya lo sabía
 - ¿Y como estabas tan contento?
 - Quería a Sara, Charles, y ese amor era mío, yo era el dueño, ni Sara tenía derecho a privarme de eso, yo puedo querer a quien quiera.
 - Pero a ella le parecías ridículo.
 - Bueno, ese era su problema, no el mío. Uno es lo que ama, no lo que le ama. Eso lo decidí hace mucho tiempo.]

Charlie & Donald Kaufman. El ladrón de orquídeas. 2002

miércoles, 13 de julio de 2011

Con tu voz ausente

Tienes este recuento de momentos y espacios que ahora te son ajenos, y el recuerdo latente de una imagen cubierta de melancolía. Se cierra ese mundo como una capsula mecánica de engranajes siniestros, de una composición abstracta que pudre la mirada, huyendo como una explosión de ese infinito creado por los sueños. Todo termina, todo tiene un fin. Un fin que compromete ese estado basado en la nostalgia y en las peticiones absurdas que hacemos cuando los sueños no son ajenos. Y este devenir es absoluto, innegablemente absoluto, corrupto como las entrañas de la desesperanza, enfermo y absurdo, desgraciadamente absurdo.. La esferas del tiempo siguen girando, siguen partiendo el mundo con sus cánticos vacíos, con su figura ausente, con tu voz ausente.

Por Alan Márquez Lobato

sábado, 9 de julio de 2011

Sueños o ilusiones

[El mundo es básicamente un campo de trabajos forzados, en el que los trabajadores son llevados cada día por mera lotería a ser ejecutados... Si la gente pudiera ver el mundo tal y como es, ver sus vidas tal y como son, sin sueños o ilusiones, no creo que encontrarían una sola razón para no querer morir cuanto antes. Enséñeme una religión que nos prepare para la nada, la muerte. Tal vez me una a ella, la suya prepara a la gente para más vida, sueños, ilusiones, mentiras. Si les quitaran a los hombres el miedo a la muerte no durarían un día. Quién querría esta pesadilla sino por miedo a una próxima.]

White. The Sunset Limited. 2011

lunes, 27 de junio de 2011

Cuando dices adiós

Camino sobre la brea que va dejando tu silencio, sobre las íntimas negaciones que haces cuando las palabras no te son suficientes, mucho menos los pensamientos. Me rindo ante los despojos que van lloviendo en aquel horizonte que tanto anhelabas. Ya nada hay de la dulzura que encaprichó los sentimientos más inocentes, ni siquiera un canto que me permita repetir el momento de alegría y tristeza que me desampara cuando dices adiós.

Sé que el tiempo no te es suficiente ni el ahogo que absorben tus palabras cuando intentas decir lo que sientes. Nada hay en el espacio que transforme tu nostalgia, tu deseo de partir las horas y esparcirlas como el aroma.

Por Alan Márquez Lobato 
28/May/2010

sábado, 18 de junio de 2011

Saturno devorando a un hijo

Francisco Goya
Saturno devorando a un hijo

El destino

[Todo es más complicado de lo que crees. Sólo ves un décimo de lo que es la verdad. Existen millones de pequeñas cuerdas dependientes de cada decisión que tomas. Puedes destruir tu vida cada vez que eliges. Pero, tal vez, pasen veinte años sin que lo sepas, y quizás nunca puedas detectar qué lo causó. Y sólo tendrás una oportunidad para lograrlo. Sólo haz un intento, y piensa en tu propio divorcio. Y te dirán que no existe el destino, pero existe, es el que tú construyes. Y aunque el mundo continúe por eras, y eras, tú sólo estás aquí por una fracción de fracción de un segundo. La mayor parte de tu tiempo la pasarás muerto, o nonato. Pero mientras estés con vida, esperas en vano - derrochando años - una llamada telefónica, o una carta, o una mirada de algo o de alguien para hacerlo bien. Y nunca llega... o "parece que", pero no es en serio. Entonces, gastas tu tiempo penando vagamente, o con una vaga esperanza por algo bueno que se supone vendrá. Algo que te haga sentir conectado. Algo que te haga sentir completo. Algo que te haga sentir amado. Y la verdad es que me siento enojado. Y la verdad es que me siento jodidamente triste. Y la verdad es, que me he sentido jodidamente herido por tanto tiempo.Y durante ese tiempo, he estado fingiendo que estoy bien, sólo para pasarlo, sólo para - No sé porqué. Tal vez porque nadie quiere oir sobre mi miseria, porque cada uno tiene la propia. Bien, que se joda todo el mundo

Amén.]

Sacerdote. Synecdoche, New York. 2008

jueves, 16 de junio de 2011

El alma noble del poeta

De esta pared siniestra y este laberinto desesperanzador yace el alma noble del poeta, arrinconado inútilmente en la profundidad del océano, perdido y desequilibrado; busca algún indicio de vida, alguna salida que le lleve a tierra. Se arrepiente, se reprime, se olvida. Va dejando que el miedo absorba su esencia, su luz, va dejando que los secretos le arropen en una fantasmagoría que no comprende, asustado y bebiendo de la nada hasta que el silencio le envuelva.

Su cuerpo cae como en tiempo eterno, su cuerpo cae en tinieblas; su voz le clama, le súplica, su voz despierta en él, le insulta, le ruega, se pierde en él, se pierde con él. Su mirada apunto de extinguirse observa los últimos destellos de luz que serpentean la nada. Su mirada se va cubriendo de ese color ausente; su cuerpo cae y con él, la memoria de su vida, las plegarias latentes de encuentros sobrehumanos, las oraciones injustas que corrompen inocentes, las palabras ajenas de predicaciones extraordinarias que alguna vez despertaron en el poeta un sentimiento de paz, un deseo irreprimible de libertad. Ahora su alma soñaba con las últimas palabras de su creador.

Por Alan Márquez Lobato 

Pas de Deux - Tchaikovsky

Pas de deux

En ballet, un pas de deux (en español paso de dos) es un dúo en el que los pasos de ballet son ejecutados conjuntamente por dos personas. Usualmente consiste en una entrée (entrada de la pareja), adagio, dos variaciones (una para cada bailarín), y una coda. También es conocido como Gran paso a dos. En el paso a dos pueden ejecutarse una gran variedad de pasos de pareja, siendo los más tradicionales:

Promenades (Paseo): La bailarina se mantiene en punta en una posición sobre una sola pierna mientras el bailarín la sostiene, por la mano o por la cintura, mientras camina alrededor de ella y la gira sobre su eje.

Pirouettes (Giros): Mientras la bailarina hace pirouettes sobre una sola pierna, el bailarín la estabiliza y le da impulso para que pueda lograr mayor cantidad de vueltas.

Levantada: El bailarín levanta en peso a la bailarina.

miércoles, 1 de junio de 2011

Violinista en el Tejado

[Un violinista en el tejado. Suena de locos, ¿no? Pero aquí, en nuestra pequeña aldea de Anatevka, podría decirse que cada uno de nosotros es un violinista en el tejado intentando entonar una dulce y sencilla melodía sin romperse la crisma. No es fácil. Quizás os preguntéis por qué aguantamos ahí si es tan peligroso. Bien, aguantamos porque Anatevka es nuestro hogar. ¿Y cómo mantenemos el equilibrio? Eso puedo decíroslo en una sola palabra: ¡Tradición!]

Tevye. El Violinista en el Tejado. 1971

Marchas silenciosas de vacío

Sólo un silencio eterno, que retiembla mis oídos. Ese silencio con tonos de vacío y genuidad, y de nada. Presiento el aire, presiento el aura de tu mirada y de tu inquietud, pero todo es mentira, todo; sólo un sueño idílico de cantos y poemas, de música y filosofía vacía, de marchas silenciosas de vacío, de puro e inerte vacío.

Por Alan Márquez Lobato

viernes, 20 de mayo de 2011

Psyche abriendo la caja dorada

John William Waterhouse
Psyche Opening the Golden Box

Gymnopedie No. 1



Gymnopedie No. 1 - Erick Satie

Somos dos barcos

[Fuimos amigos, pero seremos desconocidos. Así es como debe ser. No queremos ocultar el hecho como si nos diera vergüenza. Somos dos barcos, cada uno con su rumbo. Y por último, doctor Breuer. Debemos volvernos desconocidos el uno para el otro, porque es la ley a la cual estamos sujetos.]

Friedrich Nietzsche. When Nietzsche Wept. 2007

El Alma

Si no fuera un hecho de experiencia que los valores supremos residen en el Alma, la Psicología no me interesaría en lo mas mínimo, ya que el Alma no sería entonces mas que un miserable vapor. Yo sé, de todas formas, por cientos de experiencias, que no es nada de eso, pero por el contrario contiene los equivalentes de todo lo que ha sido formulado en el Dogma y mucho más, lo cual es lo que le permite ser un ojo destinado a contener la luz. Esto requiere un rango ilimitado de insondable profundidad de visión. Me han acusado de defensor del Alma. No fui yo sino Dios mismo quien la defendió...

Carl Jung. Psicología y Alquimia Psychology and Alquimia. 1944

jueves, 19 de mayo de 2011

Pierrot, llamado anteriormente Gilles

Jean-Antoine Watteau
Pierrot, dir autrefois Gilles

Garrick

Viendo a Garrick -actor de la Inglaterra-
el pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso de la tierra,
y más feliz…” y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
sufro -le dijo-, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única pasión la de la muerte.

-Viajad y os distraeréis. -¡Tanto he viajado!
-Las lecturas buscad. -¡Tanto he leído!
-Que os ame una mujer. -¡Si soy amado!
-Un título adquirid. -¡Noble he nacido!

-¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas.
-¿De lisonjas gustáis? -¡Tantas escucho!
-¿Qué tenéis de familia? -Mis tristezas.
-¿Vais a los cementerios? -Mucho… mucho.

-De vuestra vida actual ¿tenéis testigos?
-Sí, mas no dejo que me impongan yugos:
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos, mis verdugos.

Me deja -agrega el médico- perplejo
vuestro mal, y no debe acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo
“Sólo viendo a Garrick podréis curaros”.
-¿A Garrik? -Sí, a Garrick… La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa;
¡Tiene una gracia artística asombrosa!
-¿Y a mí me hará reír? -¡Ah! sí, os lo juro;
Él sí; nada más él; más… ¿qué os inquieta?
-Así -dijo el enfermo-, no me curo:
¡Yo soy Garrick!… Cambiadme la receta

Juan de Dioz Peza

La Locura

[La locura no se puede encontrar en estado salvaje. La locura no existe sino en una sociedad, ella no existe por fuera de las formas de la sensibilidad que la aíslan y de las formas de repulsión que la excluyen o la capturan. Así, se puede decir que en la Edad Media, y después en el Renacimiento, la locura está presente en el horizonte social como un hecho estético o cotidiano; después en el siglo XVII ¾ a partir del internamiento¾ , la locura atraviesa un periodo de silencio, de exclusión. Ella ha perdido esa función de manifestación, de revelación que tenía en la época de Shakespeare y de Cervantes (por ejemplo, Lady Macbeth comienza a decir la verdad cuando deviene loca), ella deviene irrisoria, falaz. Finalmente, el siglo XX somete la locura, la reduce a un fenómeno natural, la liga a la verdad del mundo. De esta toma de posesión positivista debían derivar, de una parte, la filantropía despreciadora que toda psiquiatría manifiesta frente al loco y, de otra parte, la gran protesta lírica que se encuentra en la poesía desde Nerval hasta Artaud, y que es un esfuerzo por volver a dar a la locura una profundidad y un poder de revelación que habían sido aniquilados por el internamiento.]

Michel Foucault. Locura y civilización. 1960

lunes, 16 de mayo de 2011

Verdades atroces

"...no esperen encontrar en este libro mis verdades más atroces; únicamente las encontrarán en mis ficciones, en esos bailes siniestros de enmascarados que, por eso, dicen o revelan verdades que no se animarían a confesar a cara descubierta. También los grandes carnavales de otros tiempos eran como un vómito colectivo, algo esencialmente sano, algo que los dejaba de nuevo aptos para soportar la vida, para sobrellevar la existencia..."

Ernesto Sabato. Antes del Fin. 1998

domingo, 15 de mayo de 2011

Aquí estamos

[Aquí estamos,
en la orilla de este río,
tú y yo,
bajo un cielo
que está siempre cayendo,
cayendo, cayendo.
Siempre cayendo.

Por todo el día,
como en un oceano,
esperando aquí,
sin conseguir nunca
recordar por qué vinimos.
Vinimos, vinimos.
¿Por qué será que vinimos?

Tú hablas conmigo,
como si estuvieses distante,
y yo respondo
con impresiones elegidas
en otro tiempo.
Tiempo, tiempo.
En otro tiempo.]

By this river. Brian Eno

viernes, 13 de mayo de 2011

Libertad

[Luchad, y puede que muráis. Huid y viviréis... un tiempo al menos. Y cuando estéis en vuestro lecho de muerte dentro de muchos años, ¿no cambiaréis todos los días desde aquí hasta entonces por una oportunidad, sólo una oportunidad, de volver aquí y decir a nuestros enemigos: Pueden quitarnos la vida, pero jamás nos quitarán... ¡La libertad!]

William Wallace. Braveheart. 1995

miércoles, 11 de mayo de 2011

Torneo de Danza de León Chino

Instituto de Arte Marcial Chino y Danza de León en México

Ha sido confirmada la fecha para Tercer Torneo Internacional Clásico de Danza de León Chino en México organizado por el Instituto de Arte Marcial Chino y Daza de León en México.  El torneo se llevará a cabo el 16 de Octubre de 2011 en el Centro de Alto Rendimiento en la ciudad de Tijuana, B.C. 

Para mayor información visita los siguientes enlaces:


jueves, 5 de mayo de 2011

La esperanza

La “esperanza” de volver a verla (reflexionó Bruno con melancólica ironía). Y también se dijo: ¿no serán todas las esperanzas de los hombres tan grotescas como éstas? Ya que, dada la índole del mundo, tenemos esperanzas en acontecimientos que, de producirse sólo nos proporcionarían frustración y amargura; motivo por el cual los pesimistas se reclutan entre los ex esperanzados, puesto que para tener una visión negra del mundo hay que haber creído antes en él y en sus posibilidades. Y todavía resulta más curioso y paradojal que los pesimistas, una vez que resultaron desilusionados, no son constantes y sistemáticamente desesperanzados, sino que, en cierto modo, parecen dispuestos a renovar su esperanza a cada instante aunque lo disimulen debajo de su negra envoltura de amargados universales, en virtud de una suerte de pudor metafísico; como si el pesimismo, para mantenerse fuerte y siempre vigoroso, necesitase de vez en cuando un nuevo impulso producido por una nueva y brutal desilusión.

Ernesto Sabato. Sobre héroes y tumbas. 1961

miércoles, 4 de mayo de 2011

Sinfonía No 9



Sinfonía No 9 de Ludwig Van Beethoven

Rusalki

"Dentro de la mitología eslava, una rusalka (plural:rusalki) era un fantasma, ninfa del agua, súcubo o demonio que vivía en un canal. De acuerdo con muchas tradiciones, una rusalka era una sirena, quien vivía en el fondo de los ríos. A medianoche, acostumbraban salir y bailar en los prados. Si veían a un hombre hermoso, lo hechizaban con canciones y bailes, y entonces lo conducían al fondo del río a vivir con ellas. Las historias acerca de las rusalki tienen paralelismos con la Nix griega y la banshee irlandesa. Ver Mitología eslava. Ella poseía la sabiduría universal de todo los conocimientos y de todas las ciencias, era la que otorgaba inteligencia a todo ser, dependiendo de las órdenes de Flintz."

domingo, 1 de mayo de 2011

Ernesto Sabato

"He olvidado grandes trechos de la vida y, en cambio, palpitan todavía en mi mano los encuentros, los momentos de peligro y el nombre de quienes me han rescatado de las depresiones y amarguras. También el de ustedes que creen en mí, que han leído mis libros y que me ayudarán a morir"

La resistencia (2000). Ernesto Sabato

martes, 26 de abril de 2011

El aislamiento

Tienes esta incertidumbre radical donde el tiempo te hace inerte a las sensaciones de tu vida, y acompañas los quehaceres de tu rutina amagando recuerdos y recurrencias vanas que te hacen decir una y otra vez cuan arrepentido estás de tus decisiones y de las cosas que tanto has dejado escapar, sofocándote en tenues pensamientos tristes que poco a poco van consumiendo tu día. Te refugias en el aislamiento esperando hallar la paz que tanto anhelas, o buscando quizás algún grito de guerra que te despierte de tu desesperante forma de actuar.

Tienes este personaje triste y deprimente que deambula por las calles en busca de un pasatiempo o algún evento que despierte su aburrido interés. Lo aíslas en algún callejón arrinconándose y quebrantando silenciosamente su llanto, desesperado gritando en dolor interno, rasgándose el rostro y pidiendo un poco de paz. Tienes esa luna que se ilumina completa y se esconde en las nubes con cierta vergüenza.

Luego un hombre de esos que caminan con más calma que los monjes, con el atuendo sucio y manchado por las desgracias de ser humano, ve a tu personaje triste y se conduele, y busca entre el sucio abrigo algún alimento, o dulce se anima un poco esperando ser aquel que rescate a aquel hombre de la profundidad de la miseria y el vacío. Pero el samaritano no encuentra nada más que un pequeño collar que ve con melancolía. Lo sostiene y casi pueden verse sus ojos tibios, húmedos por el recuerdo o el desprendimiento al que su corazón lo ha llevado, y le entrega al hombre triste que apenas lo ve sin sorpresa, deseando que se marche para refrescarse con el aire de la noche, el collar tomando una de sus manos con ligereza para luego apretar el collar con la mano del hombre triste, mirándolo fijamente a los ojos, suplicándole por la alegría de la vida, por el derecho de estar vivo, por el agradecimiento que los hombres olvidan. El hombre triste sostiene el collar dejando correr las últimas lágrimas y observa como el samaritano se marcha pausadamente, abrigándose con aquel harapo sucio. El hombre triste observa el collar con la foto del samaritano y una niña que lo abraza con todo el amor que el mundo puede ofrecer.

El hombre triste y deprimente pone el collar en su cuello y observa como un pequeño destello de luz lo ilumina. La luna se asoma nuevamente.  

Por Alan Márquez Lobato


lunes, 28 de marzo de 2011

Gritar sus nombres

Si pudiera dar mis ojos que arden, que se pierden en los laberintos que van sofocando mi respiración, y ahí expandirse en algo que las salve de la miseria de las palabras y las traiciones, y de todo aquel mundo corrupto, arrepentido entre los escombros de plegarias inertes.

Si pudiera dejar de oír como late el corazón, arrepentido de la burla que hace de la vida, y de los detalles más grandes que hacen diferente nuestra condición y si escucharás mis oraciones me dirías como van quedando los miedos enclaustrados en la memoria de toda idea que se digne ser vivida y contemplada dentro de los oscuros lamentos que entretejen la paciencia.

La espera larga e interminable que supone la fuerza de una voz que se va extinguiendo.

Si pudiera desencadenar los guardianes celestes que impiden las tragedias y salvarán este limbo de vidas que sólo transgreden la pureza. Si pudiera absolverme en los cielos y gritar sus nombres y me permitieras guardar sus vidas, aún cuando me dejarás abandonado en la miseria.

Si tan sólo pudiera ser algo más que pensamientos y palabras y dejar todo lo que impida llevar este mensaje y tus ojos se bendigan de sus vidas.


Por Alan Márquez Lobato

miércoles, 23 de marzo de 2011

Bendiciones

[¡Oh Señor, el rey se alegra en tu poder!
¡Cuánto se goza en tu salvación!
Le has concedido el deseo de su corazón,
y no le has negado la petición de sus labios.
Le has salido al encuentro con las mejores bendiciones;
corona de oro fino has puesto sobre su cabeza.
Te pidió vida, y se la concediste;
vida extenza, eternamente y para siempre.
Gloria grande halla en tu liberación;
honra y esplendor has puesto sobre él.
Porque le has dado bendiciones para siempre,
y le has colmado con la alegría de tu rostro...]

Salmo 21

jueves, 27 de enero de 2011

Perduto

Io posso scordarti
seguendo la rotta
di un passero muto
Io posso allearmi
a gente diversa
che tu non conosci
Mi posso riempire di amori sfiniti
che non ho voluto
e sola di notte sentirmi morire
e non chiederti aiuto

Io posso scordarti
facendo ogni giorno una torta diversa
Io posso scordarti
passando le ore a contarmi le dita
Mi posso stancare
e arrivare alla notte più morta che viva
e poi nel mio letto confondere i sogni nel rosso del vino
Ce la farò a non soffrire più
a non parlare più da sola
Ce la farò a non pensare a te
a non volerti più
perduto…

jueves, 6 de enero de 2011

Pavane pour une infante défunte

Pavana para una infanta difunta (Pavane pour une infante défunte) es una famosa pieza para piano solo escrita por el compositor francés Maurice Ravel. Fue compuesta en 1899 cuando Ravel estudiaba composición en el Conservatorio de París con Gabriel Fauré. En 1910, Ravel también publicó una versión orquestal de la Pavana. Una interpretación normal dura alrededor de seis minutos.

La obra evoca la digna elegancia de una recepción en la corte real de España, así como el grácil movimiento de una infanta en los pasos de una pavana, una danza lenta procesional que gozó de gran popularidad entre el siglo XVI y el siglo XVII. La alusión a estas refencias antiguas no significa que Ravel quisiera homenajear a alguna princesa histórica en particular, sino más bien expresar un entusiasmo nostálgico por la moda y la sensibilidad española que el autor compartía con muchos de sus contemporáneos (sobre todo Debussy, de Séverac o el propio Albéniz) y que manifestó en otras obras, tales como la Rapsodia española y el Bolero. Según algunos, Ravel quizás pensaba en Margarita Teresa de España, hija del rey Felipe IV de España.