martes, 20 de noviembre de 2007

Mozart

Llama el silencio

Llama el silencio con su voz quebradiza, atónita y serena, descansa en el último peldaño haciendo eco de su gloria, con su mirada febril y execra; se arrepiente de mí, de su eterna espera, del devenir que acompaña mis anhelos; sosegado por su presencia acompaño su dolor con mi voz, vacilando la palabras, atenuando los errores que tiemblan con su decepción, ahí, perdido en la imagen de su tristeza, musité una oración, llama el silencio, llama con su voz temblorosa y perdida, me espera tranquila con su mirada que ahora se digna sonreír en el último peldaño de mi oración.

Alan Márquez Lobato

martes, 23 de octubre de 2007

Fractura

Hay un sentimiento extraño que llega a mí y desbarata toda ilusión. Aparece ante mí una fractura del tiempo y el sendero que desplazaba el devenir del destino simplemente no existe.

Me rehuso a mirar las estelas que se han formado, aún las más cercanas que poco tiempo tuve para olvidar, mientras el corazón, vencido por el silencio, revienta el impulso contradictorio de la certeza. De espaldas al futuro 'incontinuo' no queda más que el impacto ocurrente de la frustración.

Se corrompe el deseo, se pierde lo que todo pensamiento alguna vez construyó como una idea, que por extraño que parezca, sugería su existencia.

Alan Márquez Lobato

viernes, 5 de octubre de 2007

Rusalka


Renee Fleming
Rusalka. Dvorak

Rusalka

(Cantando a la luna, cuyos rayos iluminan todo el paisaje. Es una hermosa noche de verano.)
Oh, luna, en los cielos de terciopelo,
Tu luz brilla lejos,
Vagas a través de todo el mundo
Mirando las moradas de los hombres.
¡Oh, luna, quédate un poco,
Y dime dónde está mi amado!
Oh, dile, luna de plata,
Que mis brazos lo rodean,
Con la esperanza de que al menos por un momento
Él sueñe conmigo.
¡Brilla sobre él, dondequiera que esté,
Y háblale de quien lo espera aquí!
Si un alma humana soñara conmigo,
Que aún se acuerde de mí al despertar;
¡Oh, luna, no te vayas!
(La luna desaparece tras las nubes.)

Rusalka, Antonín Dvorák

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Te honraré

Te honraré Dios,esa es mi voluntad, ese es mi propósito
porque tus promesas son verdaderas y tu amor no tiene límite,
porque me has dado todo, aún cuando mi respuesta ha sido vacía,
por la confianza que has depositado en mí y la felicidad que has traido a mi vida

Te honraré con mi voz y mi vida entera,
con mi pensamiento y corazón,
con todos mi sueños, con todo lo que quede de mí.

Te honraré porque tu amor ha sido fiel


Alan Márquez Lobato

jueves, 30 de agosto de 2007

Todos los hombres deben morir

No hay tiempo, "todos los hombres deben morir"
gritan las paredes envestidas de un aroma cubierto de recuerdos,
y me pregunto, por qué la infelicidad nos agobia tanto
siendo tan dichosos de existir.

Las fallas se engrandecen y no hay duda,
todos los hombres deben morir.



Alan Márquez Lobato

Recuerdos

Hay un extraño recuerdo que me pregunta ¿qué hago aquí?
Palpita la idea sin dejar sombra ni indicio alguno de culpa,
tal vez sea este tonto sueño
o alguna forma de decir que todo ha terminado,
no hay más que decir, ni pensar.

La luz se divierte a mis espaldas y el silencio entona como
desquebrajado ese himno que nada tiene que ver con la música.
Mejor olvidarse, mejor reconciliarse con el sueño y perderse en la desventura
de las plasticidades eternas que van rompiendo nuestra realidad.


Alan Márquez Lobato

Tannhäuser - Viejos Peregrinos

¡Con alegría te encuentro de nuevo, patria mía!
¡Con gozo saludo a los verdes prados!
Dejo ya mi báculo de peregrino pues,
humillado ante Dios, he peregrinado

Estoy en paz con el Señor!
¡A Él se rinde mi corazón,!
¡Él me ha bendecido!
¡A Él elevo mi canto...!

La Gracia de la Salvación
has concedido al penitente.
No temo a la muerte ni al infierno...
¡Alabaré a Dios
por el resto de mis días!

¡Aleluya!
¡Por siempre, Aleluya!

miércoles, 29 de agosto de 2007

Tannhäuser - Pilgrim's Chorus

Pilgrim's Chorus

Once more with joy O my home I may meet
Once more ye fair, flowr'y meadows I greet
My Pilgrim's staff henceforth may rest
Since Heaven's sweet peace is within my breast.

The sinner's 'plaint on high was heard
On high was heard and answered by the Lord
The tears I laid before His shrine
Are turned to hope and joy divine.

O Lord eternal praise be Thine!

The blessed source of Thy mercy overflowing
On souls repetant seek Ye, all-knowing
Of hell and death, I have no fear
For thou my Lord are ever near

Alleluia!
Alleluia! For evermore

Wagner

Tannhäuser - Gesang der Älteren Pilger

Beglückt darf nun dich,
o Heimat, ich schauen,
und grüßen froh deine lieblichen Auen;
nun lass' ich ruhn den Wanderstab,
weil Gott getreu ich gepilgert hab'.

Durch Sühn' und Buß' hab' ich versöhnt
den Herren, dem mein Herze frönt,
der meine Reu' mit Segen krönt,
den Herren, dem mein Lied ertönt.

Der Gnade Heil ist dem Büßer beschieden,
er geht einst ein in der Seligen Frieden!
Vor Höll' und Tod ist ihm nicht bang,
drum preis' ich Gott mein Lebelang.

Halleluja
Halleluja in Ewigkeit, in Ewigkeit!

Wagner

martes, 12 de junio de 2007

Perdoname

Perdóname mi amor, perdona si no reconstruyo día a día la luz de nuestra vida, y es que a veces el día es la noche más desierta que entona cantos vacíos de desolación, como si el sol entristeciera todo anhelo. Quisiera dormirme, dejar que los párpados invadieran la realidad con aquel tenue desenvolvimiento que roba el alma más flagrante. Pero el tiempo empuja, aquel ente inerte que se desprecia pero que nada tiene que ver con nuestros sentimientos, o lo tiene todo, mas no sensación alguna ni deseo de perturbar la dulzura o la agonía, ni de orillarnos por rincones abstractos del bien y el mal, aquel ente aguarda su esencia y la vive de tal manera que nuestra envidia se escapa, porque nuestra visión estrecha la define de tal forma, disfruta su vida mientras el reflejo quebranta nuevamente mi sueño. Perdóname mi amor por no abrir caminos sobre tierras pantanosas, por explorar los torrentes de euforia que nacen con el viento. Perdóname, será esta vida la que recuperé como un guerrero, no defraudaré el encanto que nos unió. No defraudaré el designio, seguiré andando con la firmerza que alguna vez se apoderó de mi alma.

martes, 6 de marzo de 2007

Palabras

Qué son esas palabras cubiertas de temor y amargura que van desprendiendo la rutina, incluso momentos de bienestar; pasadizos vacíos creados de frío, de seca oscuridad. 

Qué es de aquellas palabras que confunden y se esconden en tragedias y comedia, palabras que corrompen la voz y el corazón con gritos de orgullo herido e ironías envueltas de lúdica fraternidad. 

Palabras que destruyen el gesto y desbaratan la sonrisa, que se tragan el corazón de la fuente que las emana como un recuerdo impropio y ajeno. 

Palabras, sólo palabras que se mueren con el viento y derriten su putrefacción en el corazón, enterrando raíces en el recuerdo y haciéndose eternas, palabras sin vida que consumen la mente cuando sus ramas corrompen con su realidad deforme la integridad de un buen deseo.

Alan Márquez Lobato

domingo, 28 de enero de 2007

Gracias

Me postro ante Ti con toda la dicha y el amor que envuelve mi vida. Gracias Señor, gracias con toda mi alma, suena en mi corazón un grito de alegría que revienta toda infelicidad , incluso el temor más grande, lo supera con magistral belleza.

Vuelo a Ti con la desesperación de abrazarte y tomarte de las manos para decirte desde el fondo más íntimo de mi ser, Gracias...infinita y eternamente gracias por todo tu amor, por perdonarme una y otra vez, por no abandonarme en ningún momento, por abrazarnos con tu Luz....Gracias Señor...dejame descurir mi rostro y decirte una vez más...Gracias

Alan Márquez Lobato

jueves, 11 de enero de 2007

Di silencio

De mi súplica nacen las palabras que alguna vez hirieron la franqueza, he hecho de tu voz el viento y no sé cómo arrepentirme. Di silencio...cierra los pasadizos que hacen del alma un suspiro, una estela sin color, una llama de nada. 

Palabras que bailan en la oscuridad, frágiles, letras sin orden absoluto, tendencia extraña que surge del abismo como un fondo que desborda ansiedad, una contradicción extravagante de danza airosa y miedo turbio.... ¿y tu palabra?... que tu palabra se encarne y que del latido más tenue nazca una esperanza. 

Di silencio... que todo pensamiento no podrá soportar lo que las palabras se dedican a callar.

Alan Márquez Lobato

domingo, 7 de enero de 2007

Somos

Qué hay de ti, qué hay de mí...y de la incesante ansiedad que desprende nuestra mirada; de ese túnel de abstracciones y plasticidades sin sentido. Puedo oler tu alegría y miedo, puedo encantarme del sueño que espira tu silencio; hallarme perdido en la lejanía del misterio que algún susurro de esperanza alentó en nuestro corazón. Somos...y en la búsqueda no perderemos, somos... y lucharemos con el alma flagrante de pasión, con el alma entregada al destino que marcó nuestro Señor. 

Qué hay de nosotros. ¿Miedo al pasado...al futuro...al destino? Amor...sólo amor que va pisando al tiempo y haciéndose uno con él. Somos.

Alan Márquez Lobato

Dormiré hasta que muera

[La mayoría de los pensamientos son recuerdos. Y los recuerdos engañan. Su andar, su modo de fumar, su risa. Los muertos están muertos... ya no está. ¿Qué otra que decir más que "alguna vez estuvo aquí? No mucho]

Will Graham. I'll Sleep When I'm Dead, 2003